Esquema emocional

Una maraña de información encriptada bajo un montón de piel llena de mensajes sin codificar. Expresiones, palabras, sonidos, pensamientos ocultos… Qué complicados somos… Somos complicados sin quererlo y, no queriéndolo, nos complicamos aún más… Nos complicamos por no querer complicarnos y terminamos con un nudo más fuerte del que teníamos antes de quererlo deshacer.

Ojalá viniéramos con un prospecto e indicáramos nuestros propios efectos secundarios. Un esquema emocional que indicara nuestro estado de ánimo actual y facilitara pautas de interacción social a cada persona que se cruzara en nuestro camino… Sí, sé que estás pensando que para eso está la empatía, pero no recuerdo la última vez que pude verla en  activo.

Medimos nuestras consecuencias sin ser conscientes del impacto que tienen en el mundo. Así somos. Garabatos sentimentales que malgastan páginas en blanco hablando de ese ombligo que nos tira hacia el suelo… Hagamos algo vulgar y superficial, dejemos a la mente ser tonta e inconsciente que el darse cuenta no está de moda.

¿Cuándo hemos dejado de formar parte de lo que ocurre a nuestro alrededor?, ¿cuándo dejó de importarnos ese algo básico que nos hace únicos?, ¿cuándo hemos blindado nuestros corazones con esa coraza de estupidez?

Hacemos que delfines mueran deshidratados por sacarnos fotos con ellos y permitimos que el libro de historia nos golpee en la cabeza y deje en evidencia la barbarie de la que hemos sido y estamos siendo partícipes.

CcFyL1pXEAAywDB.jpg

Cbu8Qa3W0AAY8Xk.jpg

Anuncios

Todo y nada que decir

Las cosas que tengo que contar se acumulan y forman nudo. Taponan mi mente y hacen bola en la garganta. No, las ideas no salen de una en una… Se colapsan en la línea de salida junto a todas esas injusticias licenciadas en agriar cuanto existe. Aparecen temblando en cielos limpios que terminan nublándose en las noticias y, se pierden… Se pierden en la desgana y la incomprensión de esta especie que cada día me decepciona más. Podemos elegir plantar árboles en un mundo contaminado y hacer peso en el lado bueno y optimista. Regar con lágrimas el suelo seco y mantener la esperanza, pero las nucas acaban por no resistir la mirada del cazador furtivo. El talador de árboles persiste y espera cada despiste para cortar el oxígeno por el que hemos perdido el sueño. Sí, en un segundo se puede poner fin a mil noches de insomnio y preocupación…

Me duele el planeta y me asombra el límite inexistente de maldad al que nos hemos acostumbrado. Sueño con el día en el que seamos capaces de vernos como lo que somos: personas. No es tarde para recuperar lo de humanos y dejar de enarbolar el ser.

 ¿Compartir? No, hacer.

No make up

“Perfection is a disease of a nation. We overlay our faces with tons of make-up. We get botoxs and even starve ourselves to become that perfect size. We try to fix something but you can’t fix what you can’t see. It’s the soul that needs the surgery. It’s time that we take a stand. How can you expect someone else to love you if you don’t love yourself? You have to be happy with yourself. It doesn’t matter what you look like on the outside, it’s whats on the inside that counts. Today, I want to put up a makeup-free photo. I know I have wrinkles on my skin but today I want you to see beyond that. I want to embrace the real me and I want you to embrace who you are, the way you are, and love yourself just the way you are” Julia Roberts

Gabo

Gracias por cada sentimiento en cada letra, en cada pensamiento, en cada respiración durante tantísimas páginas a lo largo de otras tantas horas durante mi vida. Te quedas en cada una de ellas, en lo mejor de cada uno de nosotros, Gabo.

” – Yo te gusto – continuó ella -, por el motivo que ya te he dicho: he roto tu soledad, te he recogido precisamente ante la puerta del infierno y te he despertado de nuevo. Pero quiero de ti más, mucho más.”

“Te confieso que no tengo un instante sin pensar en ti, que cuanto como y bebo tiene tu sabor, que la vida eres tú a toda hora y en todas partes. Que el gozo supremo de mi corazón sería morirme contigo. – ¿Y ahora? – Ahora nada – Me basta con que lo sepas -.”

Recursos para profesores: El cuento de las operaciones matemáticas

Me gustaría dedicar esta entrada a un fin meramente educativo. Por ello, comparto un cuento que he escrito para que pueda ser utilizado como recurso didáctico por profesores o cualquier persona que encuentre algo de utilidad en el mismo. Con todo el cariño del mundo y teniendo en mente a esos locos bajitos que necesitan algo de aire y aliento con los números.

Imagen

 

Link de descarga:  http://xurl.es/y2sun

2013

Te repaso y siento más calor que frío. No importa lo malo que haya podido pasar ni la suerte que ha faltado. Lo cierto es que terminas brindándome los motivos necesarios para seguir caminando con fuerza. Te mides en los abrazos y en la cercanía de la familia, en el “todos estamos bien”, en los que han llegado para quedarse y en los que ya estaban y continúan a nuestro lado. Así has sido, necesario en cada lágrima y carcajada, mediocre en algunos días e inolvidable en otros… Arena con cal y cal con arena. Nos acariciabas los dedos de los pies pidiéndonos que no te dejáramos escapar. Borrabas nuestras huellas llenando espacios con agua y espuma blanca. No se nos olvida nada y se nos olvida todo… Gracias por comenzar lo que no tenía inicio, por finalizar aquello que sí lo tenía y por ofrecer nuevas perspectivas y horizontes limpios para emprender nuevas metas y caminos.

Dicen que “Si en tu mente repasas un año y no te hace llorar de alegría o de tristeza” puedes considerar el año perdido. 2013, no has sido un año perdido. Lloro de felicidad al ver cómo bañas mis pies con agua. Te me escapas, pero esta vez el hueco lo lleno yo.

¡Feliz año nuevo a todo/as!

ImagenImagenImagen

Buon Natale

Este no es un mensaje copiado y pegado de esas cadenas interminables y sin gracia. Está escrito a mano y personalizado a todas y cada una de las personas a las que va dedicado. Si lo has recibido, significa que tu presencia no ha pasado desapercibida por mi presente en algún momento.

La vida es maravillosa y no hacen falta que dos números en rojo nos lo recuerden. Que todos los días del año sean válidos para emprender buenos propósitos, que cualquier miércoles de primavera sirva como motivo de unión familiar, que brindemos siempre la mejor versión de nosotros mismos y que, tanto los que están como los que no están, visiten nuestra memoria con calor sin necesidad de luces o polvorones.

Son tiempos difíciles, pero el cariño y nuestra esencia nos hace grandes. Que la adversidad signifique una razón para crecer y hacernos más fuertes, que tanto el conformismo como la resignación se extingan y que dominemos el arte y la actitud de ser felices sin tener que salir a buscar quimeras.

Sueña siempre más de lo que duermes y mira al menos un atardecer a la semana. Todo merece la pena. Sonríe al mirar hacia atrás y corre hacia delante. Con todo lo que has sido y eres, con todos.

¡Feliz Navidad!

 

Imagen