They make it all worthwhile

pecs.jpgImagina que deseas ir al baño pero no puedes comunicarlo. Te han puesto un bocadillo de queso pero lo querías con tomate. Te duele la barriga pero no te entienden cuando te pones nervioso/a porque te sientes mal y nadie sabe lo que te pasa. Escuchas una risa o un gesto de enfado y no logras conectarlo con una explicación lógica. Quieres pintar en un papel pero no sabes cómo reaccionará la persona a la que vas a pedir el folio. La lavadora gira mientras bebes agua y se para el mundo en ese movimiento. Todas las frases son demasiado largas y la gente dice una cosa cuando quería decir otra mientras te asusta el ruido de un coche que toca la pita. Una persona te abraza al verte y no sabes si lo que te producía recibir un regalo era alegría o tristeza. Practicas frente a un espejo esas expresiones que no entiendes y las memorizas para identificarlas. Señalas lo que quieres o entregas una foto de tu día ordenado cronológicamente para pasar a la siguiente actividad que termina con la alarma de un temporizador. Necesitas orden y saber en todo momento qué va a pasar y hasta cuándo.

2013100419051466835.jpg

No merecemos ese potencial que tenemos. Diariamente observo cómo se esfuerzan para poder comunicar lo más básico que podemos imaginar mientras personas adultas con habilidades comunicativas inmejorables prefieren lanzar indirectas en redes sociales a mirar a los ojos con transparencia y verbalizar la verdad con valor. Siento tanta frustración al pensar en todo lo que damos por hecho y no valoramos… Sus gestos de empatía callada y esos intentos de comunicación tras saltar todos los obstáculos del mundo me parecen más admirables, respetables y coherentes que cualquier proeza lingüística nuestra.

Me apasiona el abismo de introspección que son capaces de alcanzar y el universo que me transmiten sus ojos. Su mundo tiene el mismo ruido que el nuestro. No creo que no tengan una teoría de la mente. Tienen una que es capaz de captar esa parte que obviamos y pasa desapercibida ante nuestros mediocres ojos. Como dijo Peter Drucker: “Lo más importante en la comunicación es escuchar lo que no se dice”.

“El hombre moderno se rodea de infinitas posibilidades de comunicación y, paradójicamente, es lo que siempre le falta” Marcel Marceau

Anuncios