Marley

Llegó a nuestras vidas hace un año, un mes y 19 días . Era una fría mañana de un mágico seis de enero que jamás olvidaré. La casa de mi madre olía a café y me dolía la tripa por la cantidad indecente de panettone que había comido. IMG_3234.jpgRodeada de toda la familia, disfrutaba de la ilusión de los niños. Kilos de papel de regalo volando por el aire, risas, abrazos y un montón de imágenes a cámara lenta congeladas en la retina. Sentía tanto amor y tanta gratitud mientras pensaba en nuestra forma de vivir un día tan bonito, que no podía evitar quedarme absorta observando tanta felicidad en movimiento…
yyyyy.jpgEn ese momento mi burbuja se rompe cuando me encierran en un dormitorio para ser sospechosamente entretenida por mi madre y mis cuñadas. En el salón me esperaba una caja blanca y azul con cuadros de un verde tan lima que detonó mi emoción al ver que estaba completamente llena de agujeros. Toda la familia estaba colocada frente a mí y, tras unos cuantos “no puede ser”, allí estaba… Tenía un lazo rojo y se bebía mis lágrimas al llenar de besos mi cara. Nos miramos y sentí algo demasiado especial como para etiquetarlo con palabras. Yo continuaba llorando y mi sobrina me lo quitó de los brazos riendo. Creo que me senté en el sofá mientras lo veía y seguía sin poder asimilar nada. No lo hice hasta que pasaron algunos días y fui a firmar el contrato de adopción definitivo.

FullSizeRender.jpg

Con una responsable de Valle Colino

Le pusimos Marley por “Una pareja de tres”y nació en el albergue comarcal Valle Colino, en el chenil de una preciosa Shih Tzu que había sido abandonada cuando estaba embarazada. La madre y su hermano contaban ya con una familia de acogida, pero él se iba a quedar solo con casi dos meses de vida.

Cuando cuento su historia y me dicen que tuvo muchísima suerte siempre contesto que los que la tuvimos fuimos nosotros. No importa el amor que reciba, la forma en la que ha cambiado y mejorado nuestras vidas hace que siempre esté en deuda con él.

Es mi hijo y mi mejor amigo. Es el que me recibe como si hubiera vuelto de la guerra 20 años después tras salir dos minutos a comprar pan. IMG_2584.jpgEs la empatía que veo en sus ojos cuando bosteza conmigo y la felicidad de ese rabito en movimiento al volver a casa en un mal día… Es todo eso y mucho más.

Conoce toda mi rutina y mejora cada momento de ella sin exigencias. Me espera en la alfombra con un juguete mientras escribo o hago llamadas y quiere volver a casa pronto cuando estoy cansada e ir al parque cuando sabe que tengo la tarde libre. Sí, lo sabe. Sé que lo sabe… Sabe cómo estoy y reconoce mi estado de ánimo. Me conoce.

IMG_8363.jpgLe gusta dormir con la cabecita sobre mi barriga para sentir el movimiento de la respiración. Estornuda cuando me pongo el Fleur d’Osmanthus de Roger Gallet y me persigue con amor – odio cuando voy con la aspiradora por toda la casa. Se acuesta bocarriba para que incluso los desconocidos lo acaricien y en su cabeza no existen malos ni maldad en el mundo… IMG_1700.jpgSu pasión es correr por el césped como una liebre y regalarle palitos a Lissi, su mejor amiga del parque. Le ladra a las olas y salta sobre ellas para revolcarse mojado en la arena. Duerme en la habitación de los niños cuando se quedan en casa y se pone en la puerta a esperarlos mucho antes de que lleguen.

Jamás imaginé que todo el amor y la ternura del mundo tomaran forma en algo tan pequeño… Hay algo más allá de su lealtad. Algo que supera su capacidad de hablar sin palabras… Ellos no nos decepcionan. A mí no me hace falta “conocer más al ser humano para querer más a mi perro”. Lo que me transmiten sus ojos es mucho más autentico, sincero y puro de lo que nunca he visto en los ojos de nadie. Él es Marley y me quiere simplemente por lo que soy, sin esperar nada de mí. Te quiero, pequeñajito mío.

gggggghhhh.jpg

 

Anuncios

5 pensamientos en “Marley

  1. Qué preciosidad es Marley, Helena. Y entiendo perfectamente lo que cuentas. Yo tengo una perrita de agua, Audrey, ahora tiene ya tres añitos, pero sigue tan juguetona como el primer día. Es una preciosidad y me da, nos da a toda la familia, mil veces más de lo que recibe y eso que la tenemos como una reina. Y sí, es cierto conocen nuestros estados de ánimos y son sinceros, cariñosos, entregados, son maravillosos!!! así que te entiendo 🙂

    Un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s