Comunicación de cobre

Pantallas y luz blanca. Autocorrectores poco correctos que transmiten emociones encubiertas en palabras y replican, viciosa e intranscendentemente, a otras emociones que jamás veremos ni conoceremos. Intenciones comunicativas forzadas, torpes y precipitadas que se pierden sustancialmente en avisos de lectura y notificaciones carentes de toda naturalidad.

La empatía está de baja por depresión al ver que hemos cambiado nuestras expresiones faciales por seres inanimados redondos que rozan lo absurdo. El ponerse en la piel o en los zapatos de alguien se mide por la lucha estado en línea vs. escribiendo. Variaciones seguidas de puntos suspensivos interminables e infinitos hacia la catedral de las ansiedades.

Ofrecemos consejos y parches que jamás pondríamos en nuestra ropa para trajes de los que no conocemos ni la talla. Preferimos observaciones e hipótesis meteorológicas y damos por hecho que cualquier respuesta es mejor que un sano y necesario silencio. Sí, la comunicación se ha convertido en un deporte de alto riesgo practicado por una sociedad en baja forma emocional por sobrepeso de condescendencia, gula de superficialidad y desnutrición de argumentos.

Atrás quedó el lenguaje no verbal. Se encuentra perdido y olvidado junto a ese algo básico que nos hace dotar de humanos a nuestra condición de seres. Seres de superioridad sobrevalorada por el don de un lenguaje para el que no tienen ningún tipo de dominio. Cómo estás de mentira y problemas que escuchamos pensando en si dejamos o no la lavadora puesta. Prioridades organizadas por nuestro ombligo cargadas de likes a párrafos que no hemos leído de vidas mal llamadas sociales. Fotos y estados sin olor ni sonido, sonrisas que ya no miran caras reflejadas en pantallas y, miradas… Miradas congeladas en cámaras que jamás tendrán los magapíxeles de una mano sobre otra mano en la mesa.

Miremos menos hacia abajo y más hacia el frente. Más piel que cristal; menos batería y más sangre. Menos de mentira y más de verdad.

Sin título 2.jpg

Anuncios

10 pensamientos en “Comunicación de cobre

  1. “Miradas congeladas en cámaras que jamás tendrán los magapíxeles de una mano sobre otra mano en la mesa.” Me encantó esa frase. Capturaste en ella lo que se ve a diario en cualquier lugar, en cualquier circunstancia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s